El valor de una buena protesta y la diferencia entre manifestación y vandalismo

¡Qué siga la lucha!

Posted on

La diferencia entre las manifestaciones y el vandalismo

¿Valdrá la pena salir a las calles en medio de una pandemia y en una de las peores crisis económicas de la historia del país? Esta es una reflexión sobre los últimos acontencimientos en el país y los que se vendrán en los próximos días.

Por: Lucía González

Desde muy niña escuché que las protestas no eran buenas, que eso de rayar paredes, bloquear las calles y lanzar piedras, lo único que lograba era dañar la ciudad y perjudicar a los ciudadanos que se movilizan en transporte público; y crecí con esta idea. Es por eso que, siempre me pareció, que las protestas y las marchas eran algo que, muchas veces, no tenía sentido.

Aterrizando en la actualidad he visto cómo las nuevas generaciones han encontrado un valor bastante significativo en la protesta por medio de las manifestaciones “pacificas”, lo escribo entre comillas porque desafortunadamente los actores de este fenómeno social, tanto manifestantes como policías, lo convierten en violento cambiando el objetivo y el entorno del mismo.

Entonces se llenan de balas pérdidas, gases lacrimógenos y destrucción al bien publico. Al desvirtuar el sentido de las protestas, nada de lo planteado realmente llega a cumplirse y sí genera caos, destrucción y dolor en un país desesperanzado.

Si bien es cierto que hay manifestantes violentos, también existen los pacíficos y quienes realmente lo hacen por la verdadera causa, no podemos olvidar que la Policía y el ESMAD a su vez tienen un responsabilidad muy grande, porque sin importar que trabajan para el Estado, también hacen parte de la sociedad y muchas veces son quienes por medio de la violencia y los abusos de autoridad, cambian todo el sentido para desviar la atención del país, de los medios de comunicación e incluso de otros países y del pueblo en general y así hacer que se pierda el verdadero motivo de la manifestación ciudadana, y de paso,  la verdad de todos los hechos.

En conclusión, entiendo que la protesta es la causa, la manifestación el acto y que van de la mano de lo mas importante que es el derecho a expresar la inconformidad y el desacuerdo con el Gobierno, sus decretos y leyes, que al final son los que nos afectan como país.

Y vale resaltar que los derechos humanos deben primar de antemano, sobre todo, se debe respetar el derecho a la vida y no podemos perder el derecho de expresión, el derecho a gritar libremente en contra de lo que nos daña y nos afecta.

Aunque no estoy de acuerdo con el vandalismo, la destrucción y el caos, sé que en ocasiones es necesario e inevitable.

¡Qué siga la lucha!

Suscríbete para no perderte una publicación
¡Regístrate con tu dirección de correo electrónico para recibir noticias y actualizaciones!

¡Recibe actualizaciones de noticias diarias en tu bandeja de entrada!
¡Regístrate con tu dirección de correo electrónico para recibir noticias y actualizaciones!

Previous
Baño seco, ¿qué es, cómo funciona y por qué es tan importante para el medio ambiente?
El valor de una buena protesta y la diferencia entre manifestación y vandalismo