No amiga, lo siento, esta chaqueta no te la presto

Posted on

Acumulaste tres chaquetas de jean igualitas, dos de cuero y dos blazers que parecen fotocopiados ¿qué haces? ¿se las regalas a tus primas herederas?, ¿las donas? No criticamos a quienes deciden donarlas, pero sí a quienes se resignan frente a la creatividad.

Te vamos a enseñar el arte de engallar la ropa.

Este texto es para ti, que administraste tan mal el sueldo este mes, que no pudiste comprar una chaqueta para la fiesta de la semana. También para ti, la que no soporta estrenar y que estén fulana y sultana estrenándola también. Porque hasta para tener estilo, hay que quitarse la pereza. Pobres, pero con estilo.

Para que no te “encartes”

“Engalla tu chaqueta vieja”, y con engallar, no nos referimos a motorizarla, nos referimos a que te atrevas a personalizarla con elementos que encuentras en cualquier tienda de bisutería. Con unos $40.000 COP, harás que esa chaqueta de jean de $100.000 COP parezca el último diseño de la moda de Milán.

¿Por dónde empiezo el engalle?

Parches, perlas, huecos, brochazos, botones, flecos, taches, rotos, pines, letras, estampados, puntadas. Hay una cantidad de materiales que puedes pegar a tu lienzo (tu chaqueta) para volverla única. Pero no te preocupes si este proceso parece inalcanzable. Nosotras también vivimos ese primer paso de “Bloqueo”, que es el “¿Por dónde empiezo?

Se vale ver Pinterest, Instagram y YouTube. Se vale inspirarte en algunas marcas. Para eso está internet, ¿no? Y como tu fin no es venderla, no estás haciendo nada ilegal. Lo importante es que sepas las palabras claves para encontrar nuevas ideas, para buscar por internet, encontrarás más resultados si escribes en inglés (nada que hacer, las gringas lo hacen todo primero). Así que aquí te dejamos algunas ideas para tu búsqueda: Customized jacket, DIY jacket ideas, painted jacket ideas, customized clothes.


Sabemos que -seguramente- no eres una diseñadora de moda, ni la “gurú-reina” de Instagram que siempre empieza sus historias diciendo: “para las que me preguntan”.


El elemento Oh, My Fat!

Sabemos que -seguramente- no eres una diseñadora de moda, ni la “gurú-reina” de Instagram que siempre empieza sus historias diciendo: “para las que me preguntan”, así que partamos de una premisa simple: tu nueva y mejorada chaqueta debe tener ese elemento Oh, My Fat! que la hará única. Tan única que hará que nuestras amigas flacas la quieran usar como una chaqueta oversize.

Customizar Chaquetas - Oh, My Fat!

Ese elemento pueden ser un par de solapas llenas de pines, unas hombreras (que venden ya hechas, solo tienes que pegarlas), unos trazos de pintura (debe ser pintura para tela si no quieres que, en la primera limpiada, tu lavadora sea una licuadora de payaso), unos botones grandes, pequeños, brillantes, mate… ¡todo se vale! Unas arandelas con colgandejos que cubran la espalda y tengan movimiento a cada paso que das (si no sabes coserlas, pide ayuda).

“No soy un arbolito de Navidad”

Si piensas que añadiéndole varias piezas parecerás un arbolito de Navidad, y el cambio que le quieres dar a tu chaqueta no es drástico, una buena frase siempre puede personalizar tu prenda. Entonces, pintura en mano y a escribir (si no quieres pintar, venden parches de letras que puedes pegar con calor). Puede ser tu nombre, una frase graciosa, o algo que sin duda te identifique. Todos tenemos algo que decir.

Tu apellido sin duda hará híper personalizada la chaqueta, y lo mejor es que nadie te la pedirá prestada. Bueno, de pronto tu hermana.

Connie Ojeda

Suscríbete para no perderte una publicación
¡Regístrate con tu dirección de correo electrónico para recibir noticias y actualizaciones!

¡Recibe actualizaciones de noticias diarias en tu bandeja de entrada!
¡Regístrate con tu dirección de correo electrónico para recibir noticias y actualizaciones!

Previous
No seas ridícula, las rayas sí te lucen
No amiga, lo siento, esta chaqueta no te la presto